Intimate Colours


Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors Intimate Colors

En palabras del gran poeta que fue Pedro Salinas,

Si no es el mar, sí es su imagen,
su estampa, vuelta, en el cielo.
Si no es el mar, sí es su voz
delgada,
a través del ancho mundo,
en altavoz, por los aires.
Si no es el mar, sí es su nombre
es un idioma sin labios,
sin pueblo,
sin más palabra que ésta:
mar.
Si no es el mar, sí es su idea
de fuego, insondable, limpia;
y yo,
ardiendo, ahogándome en ella.


Después de ver la obra de Ana Fernández, cerramos por un momento los ojos y en nuestra imaginación flota una palabra, una sensación, un rumor... es el mar. Un mar azul, que nunca nos falte el azul, por donde sale el Sol y que nos arrastra con sus mareas, suaves, sin corrientes que hagan peligrar nuestra travesía, y poco a poco nos adentramos en su mundo.

Su fuerza, su delicadeza, nos sumerge en las profundidades, nos lleva a un territorio desconocido, que no es oscuro sino lleno de luz, de color, de olores y sonidos, donde queremos quedarnos mas allá del aire que llena nuestros pulmones, y de pronto, nos damos cuenta de que seguimos vivos, respiramos y reímos como hace mucho que no lo hacíamos.

Salimos a la superficie, y nos sentamos en los tablones de nuestra barca, sutiles, diluidos, pero firmemente trazados, y desde allí, mecidos por un mar que ahora surge de los azules, amarillos, naranjas, lilas y malvas observamos la serena sombra de las palmeras que recorren la sutil franja que separa el mundo real del mundo de Ana.

Expo Intimate Colors

En la orilla, nos dirigimos con paso firme hacia ese mundo, que nos abre las puertas y nos muestra los colores de las palmeras, las flores y las mariposas que lo habitan; un mundo mediterráneo, cálido, con aromas que llegan del Oriente, y nos traen a la memoria recuerdos de un mundo que no conocimos, de artistas, iluminadores, historias de sultanes y harenes; de maestros y aprendices, de tradición y evolución.

Su trabajo es delicado y efímero, y al igual que los maestros del haiku, nos muestra convincentes y conmovedoras visiones de una fugacidad semejante a las gotas de rocío en el ukiyo, término con el que designan a menudo nuestro entorno natural y social, frágil casi de ensueño.

El mar en primavera
sube y baja todo el día
sube y baja

Buson


La obra de Ana nos muestra la alegría de vivir, por vivir, una vida que no siempre es como deseamos, pero aún así merece ser vivida. Nos hace creer en segundas oportunidades, en ángeles, en nuevos romances, en nosotros y en ella...

Roberto & Maribel - "El Guisante Verde Project"